Expediente maíz


Las empresas de transgénicos nos hacen creer una cosa, pero ante la justicia reconocen la realidad


 

  • Demandados reconocen ante la argumentos de la demanda colectiva[1]
  • Los maíces nativos serán contagiados de transgénicos como consecuencia del flujo entre las distintas regiones del país. Si se siembra maíz transgénico no se podrá realizar el libre intercambio de semillas, sin que se contagien de transgénicos
  • Las autoridades sanitarias NO evalúan los impactos de la siembra de transgénicos de maíz, lo que significaría que todo el maíz que comeríamos sería transgénico
  • Los transgénicos NO producen más y es más caro que los demás
  • A pesar de que debieran existir CERO casos de nativos contagiados de transgénicos, el gobierno encontró 89 casos
  • Las generaciones futuras tienen el derecho humano de utilizar la diversidad de maíces nativos, en el entorno donde se desarrollaron (sin transgénicos)

A pesar de que empresas trasnacionales argumentan públicamente a favor de la siembra de maíz transgénico, cuando se enfrentan a la justicia federal mediante el juicio de acción colectiva buscan defender su negocio, pero se se ven obligadas a aceptar que sus argumentos no tienen sustento. El gobierno federal  ha litigado de la misma manera que las empresas, defiende sus posturas, pero termina con el reconocimiento de los argumentos contrarios.

 

Públicamente hacen creer que: Ante la justicia reconocen que:
-El maíz transgénico es seguro porque puede coexistir con los maíces nativos sin contagiarlos. Los maíces nativos serán contagiados de transgénicos como consecuencia del flujo entre las distintas regiones del país. En la contestación que Monsanto envió a los jueces reconoció que hay flujo génico de maíces híbridos (que sí son genes de maíz) a maíces nativos de diferentes regiones. En otras palabras, si se siembran transgénicos (que tienen genes que NO son de maíz), el flujo génico de éstos contagiaría a los maíces nativos de las diferentes regiones del país.
-Los transgénicos pueden coexistir con los maíces nativos  sin consecuencias negativas.

 

Si se siembra maíz transgénico no se podrá realizar el libre  intercambio de semillas, sin que se contagien de transgénicos. Syngenta reconoció en su contestación al Juez, que para evitar flujo de semillas transgénicas hacia nativos o criollos son necesarias las barreras físicas que impidan a productores y campesinos trasladarlas, intercambiarlas y hasta venderlas. Si se siembran transgénicos nada de esto podría realizarse sin contagiar a los nativos.

-Si los maíces nativos se contagiaran de transgénicos habría un supuesto beneficio de resistencia a plagas.

 

 

Si los maíces nativos se contagian de transgénicos, su entorno se verá afectado. Al contestar al juez, la Sagarpa afirma:

1. Que ante el contagio de transgénicos a maíces nativos…

2. Habría un supuesto beneficio…

3. RECONOCE que con ello se modificaría el entorno…

4. Afectar el entorno implica violar el derecho humano a la conservación de los elementos específicos de la especie maíz.

5. RECONOCE que los contagios continúan activos generación tras generación y su propiedad insecticida también continuará afectando organismos de los agro-ecosistemas.

-Los transgénicos de maíz están debidamente aprobados por las autoridades sanitarias. Las autoridades sanitarias NO evalúan los impactos de la siembra de transgénicos de maíz, lo que significaría que todo el maíz que comeríamos sería transgénico. En la opinión que la Secretaría de Salud dirige a los jueces, se acepta que no hay ni habría estudios sanitarios sobre la siembra de maíz transgénico, puesto que se declaran incompetentes en la materia.
-Los transgénicos producen más toneladas que los demás. Los transgénicos NO producen más. En la contestación de Sagarpa a los jueces, reconoce que los transgénicos NO incrementarían la producción de maíz.

-Los transgénicos pueden tener mejor  rendimiento porque aunque no produzcan más, podría ser más barato producirlos.

 

Producir transgénicos es más caro que los demás. Las semillas transgénicas son más caras, así lo reconoció la CIBIOGEM (Comisión del gobierno encargada del tema) a través de la opinión que envió a los jueces, la que enumeró diversas investigaciones científicas que financió. Las autoras de uno de estos estudios explicaron a los jueces que en su investigación documentaron el incremento en los costos.

-Los transgénicos representan avances en investigación científica.

 

Las empresas trasnacionales buscan explotar a los transgénicos comercialmente y en forma exclusiva. En la contestación dirigida al juez, Syngenta reconoce que con la siembra de maíz transgénico las empresas transnacionales buscan aprovechar y explotar en forma exclusiva su tecnología, lo que significa que sólo buscan ganancias comerciales; es decir que no tienen fines científicos como algunos afirman.

-La siembra de transgénicos es segura porque se han practicado evaluaciones.

A pesar de que debiera existir CERO caso de nativos contagiados de transgénicos, el gobierno encontró 89 casos. En un estudio del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de la SEMARNAT,, que presentamos a los jueces, se encontraron 89 casos de maíces nativos contagiados por transgénicos, en 6 estados del país durante la última década. Conforme a la Ley ninguno de los 89 casos debió suceder. Por lo que resulta obvio que si se siembran a gran escala los transgénicos contagiarían todo el territorio mexicano. Algunas consecuencias son que los campesinos perderán el derecho a elegir, pues la presencia de transgénicos sería generalizada; igualmente se verían afectadas actividades como la cocina mexicana, que es patrimonio mundial de la humanidad, dejarían de ser libres de transgénicos.

-Si los maíces nativos se contagiaran de transgénicos no habría afectaciones al medio ambiente.

 

 

Las generaciones futuras tienen el derecho humano de utilizar la diversidad de maíces nativos, en el entorno donde se desarrollaron (sin transgénicos). Una vez reconocido ante los jueces que los transgénicos contagiarían a los maíces nativos, también se afectaría a las generaciones futuras protegidas por el CONVENIO  DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA. Nuestros hijos tendrían que enfrentar cambios climáticos con maíces contagiados de transgénicos. Por tanto también perderían los mercados de libres de transgénicos.

 

[1] Basado en actas e informes que el gobierno federal y las empresas trasnacionales rindieron ante los tribunales federales que se encuentran dentro del expediente del juicio de Demanda Colectiva en defensa de los maíces nativos contra la siembra de maíces transgénicos en México, que 53 personas y 20 organizaciones sociales interpusieron ante tribunales federales.